Ahí va la gente. Debo seguirla, porque soy su líder.
— Alexandre Ledru-Rollin

Este capítulo explica cómo funcionan las oficinas del congreso y las personas que ahí trabajan, y lo que significa para su estrategia de incidencia política. 

Es todo sobre la reelección, reelección, reelección

¡AYUDA, MI CONGRESISTA ESTÁ EN UN DISTRITO SEGURO!

Si su congresista está en un distrito Demócrata o Republicano, usted podría asumir que tiene un asiento seguro y no hay nada que usted pueda hacer para influenciarlo. ¡Esto no es verdad! La realidad es que ningún congresista se considera a salvo de todas las amenazas. Hasta los congresistas que no tienen nada que temer de una elección general todavía se preocupan por los desafíos en las primarias.

Más ampliamente, nadie permanece como congresista sin ser casi compulsivo sobre la protección de su imagen. Incluso el congresista más seguro estará profundamente alarmado por los signos de oposición organizada, porque estas acciones crean la impresión de que no están conectados con su distrito y no escuchan a sus electores.

Para influir a sus congresistas, usted tiene que entender una cosa: cada miembro de la Cámara hace campaña por su cargo cada dos años y cada senador cada seis. Funcionalmente hablando, los congresistas están siempre de campaña o preparándose para su próxima elección, lo cual informa todo lo que hacen.

Para que quede claro, esto no significa que sus congresistas son cínicos y sin principios. La gran mayoría de la gente en el Congreso cree en sus ideales y se preocupa profundamente por representar a sus electores y tener un impacto positivo. Pero también saben que si quieren hacer cambios, necesitan permanecer en sus cargos. 

Esta constante presión de reelección significa que los congresistas son enormemente sensibles a su imagen en el distrito o estado y trabajarán muy duro para evitar signos de disidencia o desaprobación pública. Lo que cada congresista quiere - independientemente del partido - es que sus electores estén de acuerdo con la siguiente narrativa:

"Mi congresista se preocupa por mí, comparte mis valores, y está trabajando duro por mí.”
- Lo que cada congresista quiere que sus constituyentes piensen.

Si sus acciones amenazan esta narrativa, entonces usted preocupará a su congresista y cambiará su proceso de toma de decisiones.

¿Qué hace una oficina de congresista, y por qué?

La oficina de un congresista está compuesta por aproximadamente 15 a 25 personas en las oficinas de la Cámara y 60 a 70 en las oficinas del Senado, repartidas entre Washington y una o varias oficinas en el distrito. Las oficinas de congresistas realizan las siguientes funciones:

  • Sirven a los constituyentes. El personal se conecta con los constituyentes individuales y las organizaciones locales, sirviendo como enlace y defensor dentro del gobierno federal en asuntos tales como visados, solicitudes de subvenciones y beneficios públicos.
     

  • Se comunican con los constituyentes directamente. El personal toma llamadas, rastrea mensajes de los constituyentes y escribe cartas para mantenerse en contacto con las prioridades de los gobernantes, le dan seguimiento a las cuestiones políticas específicas sobre las cuales los constituyentes han expresado preocupación, y refuerzan el mensaje de que están escuchando.
     

  • Se reúnen con los gobernantes. Congresistas y sus funcionarios se reúnen con los mandatarios para averigüar las prioridades locales y establecer conexiones.
     

  • Buscan y crean prensa positiva. El personal trata de influenciar a la cobertura de la prensa y a la información pública para crear una imagen favorable para el representante.
     

  • Organizan y asisten a eventos en sus distritos. Los representantes organizan y asisten a eventos en sus distritos para conectarse con los mandatarios, entender sus prioridades y obtener buena prensa local.
     

  • Legislan. Los congresistas y el personal deciden sus posiciones políticas, desarrollan y patrocinan proyectos de ley y toman votos basados en una combinación de sus propias creencias, la presión de los líderes de partido / cabilderos y la presión de sus electores.

¡AYUDA, MIS CONGRESISTAS SON EN VERDAD MUY BUENOS!

¡Felicitaciones! Sus Senadores y Representantes están haciendo lo que deberían para combatir el racismo, el autoritarismo y la corrupción. Están haciendo las declaraciones públicas correctas, co-patrocinando los proyectos de ley correctos y votando de la manera correcta. Entonces, ¿cómo cambia su estrategia? Hay dos cosas clave para tener en cuenta:

1. NO cambie a dirigirse a otros miembros del Congreso que no lo representen. No lo representan, y no les importa lo que tenga que decir. Enfóquese en sus propios congresistas locales.

2. Use esta guía para participar con sus congresistas localmente. En lugar de presionarlos para que hagan lo correcto, felicítelos por hacer lo correcto. Esto es importante porque ayudará a asegurar que sigan haciéndolo. El personal del Congreso rara vez es contactado cuando el congresista hace algo bueno - sus esfuerzos localmente proveerán un refuerzo positivo muy valioso.

Lo que le importa a su congresista

Cuando se trata de las interacciones con constituyentes, los congresistas se preocupan por las cosas que les hacen verse bien, sensibles y trabajadoras frente a la gente de su distrito. En práctica, eso significa que se preocupan por algunas cosas mucho y por otras cosas muy poco:

LO QUE LE IMPORTA MUCHO A SU CONGRESISTA LO QUE NO LES IMPORTA MUCHO
Constituyentes verificados del distrito (O estado para los senadores) Personas de fuera del distrito (O estado para los senadores)
Causas que se apoyan con esfuerzo - cuanto más esfuerzo, más se preocupan. Llamadas, correos electrónicos personales, y especialmente mostrandose en persona en el distrito Cartas estandarizadas, un Tweet o un comentario de Facebook (a menos que generen atención generalizada)
Prensa local y editoriales, tal vez prensa nacional Prensa basada en Washington D.C. (depende del congresista)
La aprobación de un grupo de interés Su análisis reflexivo sobre una propuesta de ley
Grupos de constituyentes, individuos localmente famosos o grandes contribuyentes de campañas individuales Un solo constituyente
Una pregunta concreta que implique una acción verificable - votar por un proyecto de ley, hacer una declaración pública, etc. Ideas generales sobre el mundo
Una sola pregunta en su comunicación (carta, correo electrónico, llamada telefónica, visita a la oficina, etc.) Una lista de larga de todos los temas que le preocupan

Lo que su congresista está pensando: Buen resultado vs. mal resultado

A continuación, se muestran algunos ejemplos de acciones que un congresista podría hacer, lo que espera ver como resultado y lo que no quiere que suceda. Algunos congresistas se esforzarán mucho para evitar malos resultados, al punto de cambiar sus posiciones o declaraciones públicas.

EJEMPLO DE ACCIÓN RESULTADO DESEADO MAL RESULTADO
Carta al constituyente El constituyente se siente feliz de que sus preocupaciones fueron contestadas. Carta de los miembros constituyentes en las redes sociales diciendo que no respondió a sus preguntas o no respondió durante semanas o meses, que llama al Congresista Bob insensible y poco fiable.
Evento en distrito El periódico local informa que la Congresista Sara apareció en la apertura de un nuevo puente para el que ella ayudó a asegurar la financiación. El periódico local informa que los manifestantes desacomodaron a la Congresista Sara con preguntas sobre la corrupción en el proyecto de ley de infraestructura.
Ayuntamiento/ Audición El periódico local informa que el Congresista Bob fue anfitrión de una reunión del ayuntamiento y discutió su trabajo para equilibrar el presupuesto. El periódico local informa que los electores enojados se opusieron fuertemente al apoyo del Congresista Bob para privatizar Medicare.
Posición política La Congresista Sara vota sobre un proyecto de ley y publica un comunicado de prensa que lo elogia considerándolo como un paso adelante. Los teléfonos de la Congresista Sara están inundados de llamadas que se oponen al proyecto de ley. Un grupo de electores organiza un evento fuera del distrito de su oficina e invita a la prensa a escucharlos hablar sobre cómo el proyecto de ley perjudicará personalmente a sus familias.