Aquí está el resumen de este documento. Si bien esta página resume los temas principales, el documento completo explica en detalle cómo poner las sugerencias en práctica.

CAPÍTULO 1

Como un movimiento popular trabajó para detener a Obama. Después de examinar las lecciones de la evolución del Tea Party, recomendamos dos componentes estratégicos claves:

  1. Una estrategia local dirigida a miembros individuales del Congreso (congresistas).
     
  2. Un enfoque defensivo que se centra exclusivamente en evitar que Trump implemente una agenda basada en el racismo, el autoritarismo y la corrupción.

CAPÍTULO 2

Cómo piensa su congresista, y cómo usar esa mentalidad para salvar a nuestra democracia. Reelección, reelección, reelección. Los congresistas quieren que sus constituyentes piensen bien de ellos y quieren obtener buena cobertura en la prensa local. Odian las sorpresas, odian perder el tiempo y, sobre todo, odian coberturas negativas en los medios que los hagan parecer débiles, desagradables o vulnerables. Usaremos estos intereses para hacerlos escuchar y actuar.

CAPÍTULO 3

Identifique u organice su grupo local. ¿Existe un grupo local o una red a la que se pueda unir, o necesita fundar su propio grupo? Sugerimos pasos para ayudar a movilizar su comunidad y comenzar a organizarse para la acción.

CAPÍTULO 4

Cuatro tácticas locales de defensa que realmente funcionan. La mayoría de ustedes tiene tres congresistas—dos Senadores y un Representante. Le guste o no, son su voz en Washington. Su trabajo es asegurarse de que ellos estén realmente hablando por usted. Hemos identificado cuatro áreas de oportunidades claves para presionar a los congresistas que aun un puñado de personas en su área pueden utilizar con gran impacto. Siempre deje registro de los encuentros en video, prepare preguntas con antelación, coordine las acciones con su grupo e informe a los medios locales:

  1. Reuniones del ayuntamiento (Town Halls). Los congresistas periódicamente realizan eventos públicos en sus distritos para demostrar que están escuchando a sus constituyentes. Haga que lo escuchen y denuncie a su congresista cuando no lo hace.
     
  2. Eventos fuera de la ciudad. A los congresistas les encanta cortar cintas y besar bebés cuando están de visita en sus distritos. No permita que se tomen fotos sin hacerles preguntas sobre el racismo, el autoritarismo y la corrupción.
     
  3. Reuniones de la oficina del distrito. Cada congresista tiene una o varias oficinas de distrito. Preséntese allí y exija una reunión con ellos. Si se niegan a escucharlo, cuéntele a todo el mundo.
     
  4. Coordinación de llamadas. Las llamadas son fáciles de hacer y pueden tener un gran impacto. Organice su grupo local para inundar con llamadas a sus congresistas en el momento oportuno y sobre un tema específico.